¡Feliz fiesta de la primavera!

Actualizado: 22 may

Estamos a las puertas de la Fiesta de la Primavera que, según el calendario Chino, es el comienzo del año y una de las festividades más importantes de muchos países de Asia. Esta celebración contiene particularidades que contrastan con el año nuevo occidental o la “nochevieja”. Las diferencias no sólo residen en materia de tradiciones y costumbres, sino en el origen de esas costumbres y en la forma de concebir el paso del tiempo y cómo vivir acorde a los ciclos vitales.


En este artículo os voy a explicar algunas de estás diferencias y que podemos aprender de ellas.



¿Qué es el año nuevo lunar?

El “Año nuevo lunar” o “Fiesta de la Primavera”(春节 Chūn Jié) tiene lugar en la primera luna nueva del primer mes lunar (la segunda después del solsticio de invierno), marca el comienzo de la primavera, es decir, el comienzo de la etapa del crecimiento del día con respecto a la noche. Se encuentra a medio camino del solsticio de invierno y el equinoccio de primavera según el calendario solar.

Este comienzo de año es determinado por el calendario Chino, un calendario lunisolar que data de 2.637 a.C aproximadamente. Este calendario se compone de ciclos de 60 años, que a su vez está compuesto por 5 ciclos de 12 años cada uno. Actualmente vivimos el ciclo 78 que finalizará en febrero de 2044. Pero ¿qué representan estos ciclos de 60?


¿Quizás habéis escuchado hablar del horóscopo chino?

Este se basa en la correspondencia anual a 12

animales que representan la relación entre los 5

elementos (madera, fuego, tierra, metal y agua) y una polaridad yang o yin creando 5 ciclos compuestos de 12 años cada uno. Cada año corresponde a un animal y a un elemento que se repite dos años seguidos, lo que cambia es la naturaleza, por ejemplo, este año que entra será el año del Tigre del agua yang, el año que viene será el año del conejo del agua yin.


En la teoría de las cinco fases o elementos, la primavera se encuentra en el movimiento de la madera, donde el desarrollo y la expansión son comportamientos evidentes de este elemento, además esta fase se asocia con el punto cardinal del este, donde”nace” o comienza el sol.

Esta la luna nueva marca el punto desde donde se engendra el nuevo ciclo de crecimiento del yang, que representa el comienzo, el desarrollo y el crecimiento del nuevo año, todas características del tipo yang. Además marcan el comienzo, como la Primavera, donde después del frío invierno la vida comienza de nuevo a brotar.


Estas teorías (la de los cinco movimientos y la teoría del yin y el yang) son explicaciones simbólicas de los procesos naturales, ya sea el paso del tiempo y el horóscopo (asociándose a cinco planetas) o el funcionamiento de nuestro organismo. Estas concepciones nacieron y se desarrollaron observando la naturaleza y el universo, el movimiento de los astros o el comportamiento de los elementos en el entorno.


El ciclo de 60 ha permitido predecir las fases de la luna en los años venideros, los días más fríos o más calurosos del año...etc. Es un calendario muy útil para las personas que viven en áreas rurales, ya que te permite estar más conectado a los ciclos naturales y vivir de una forma más adaptada a los mismos.


Las costumbres de la Fiesta de la Primavera

En el año nuevo lunar, nos encontramos con un montón de costumbres o tradiciones, como limpiar la casa en profundidad la víspera del año nuevo (para eliminar la mala suerte del año), tirar petardos, entregar sobres rojos con dinero a los niños, colgar frases de buena suerte en las puertas, colgar dibujos de primavera y comer platos muy concretos (entre otras cosas)... ¿De dónde vienen esas tradiciones?


Tirar petardos, vestir de rojo y poner carteles rojos de buena suerte en las puertas viene de la leyenda sobre el monstruo Nianshou, que era un ser que habitaba en las profundidades del mar y a vísperas de año nuevo salía a la superficie a comer a todo ser viviente que se pusiera por delante. Gracias a un mendigo, que utilizó petardos, una hoguera y puso tiras rojas de papel en la puerta principal, el monstruo huyó asustado y molesto por el color rojo. Desde entonces en la víspera todo el mundo hacía esas cosas para evitar que Nianshoou saliera a la superficie.

Otra de las costumbres es entregar sobres rojos con dinero a los niños que simbolizan protección y buena suerte. Esta tradición tiene su origen porque a la vez que Nian, en la víspera de año nuevo había un demonio “Sui” que aterrorizaba a los niños mientras estaban dormidos generándoles fiebre alta o desórdenes mentales. Para ahuyentar a este demonio encendían velas y posteriormente descubrieron que el ruido de las monedas y el color rojo repelía totalmente a este demonio. Por lo que se quedó la costumbre de dar un sobre rojo como protección.



Es costumbre vestir de color rojo porque éste simboliza la alegría, suerte y felicidad. En la teoría de las cinco fases el color rojo se asocia al elemento fuego y la emoción de éste es la alegría y está relacionado con el corazón.

También es costumbre quedarse despierto hasta el amanecer, los hijos para pedir al cielo longevidad para los padres, los adultos para marcar el atesoramiento del tiempo. Por ello se mantienen despiertos hasta el amanecer jugando a juegos de mesa o simplemente disfrutando de la compañía.

Muy importante para la cultura China es la comida. En esta fecha tan señalada se comen platos típicos de la “buena suerte” que tienen un origen fonográfico, es decir, que tal como suena la palabra del plato se asemeja a buena suerte, fortuna...etc. Por eso el número 4 es un número de “mala suerte”, porque se asemeja fonéticamente a “muerte”, y claro está feo decir, “vivo en el piso muerte”, o “vete a la camilla muerte” en el caso de un hospital.


Por esta cuestión, en la mesa no pueden faltar platos que fonéticamente simbolizan buena suerte como el pescado (aumento de la prosperidad), los ravioles (riqueza), los tallarines (longevidad), bolas de arroz dulce (unión familiar), fruta longan (plenitud y riqueza) y el pastel de arroz glutinoso de año nuevo entre otros.



Para finalizar, el día 15 de las dos semanas de celebraciones, tiene lugar la “Fiesta de los faroles” originada durante la dinastía Han (206 AC -220 DC), que surgió por la influencia del Budismo, ya que los monjes prendían faroles para contemplar los restos incinerados de Buda. El emperador realizó lo mismo en el palacio y en los templos y pronto esto se extendió y se convirtió en costumbre.


¡Con esto y unos ravioles doy fin a este relato! Os invito a celebrar esta fiesta conociendo un poco más lo que ésta entraña, en compañía de los seres queridos, dar la bienvenida al año del tigre agua yang y a la primavera.


Leticia Gómez

Terapeuta Medicina Tradicional China

Fisioterapeuta

116 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo